Menu

0

$0

El logo de Audi está compuesto por cuatro aros abrazados entre sí que figuran la unidad de cuatro compañías originales que dieron lugar a Auto Unión: Audi, Horch, Wanderer y DKW.

Audi es una de las marcas más emblemáticas del panorama automovilístico y sus modelos están entre los preferidos por los compradores de coches. Su insignia, presente en el morro y en el volante de todas sus creaciones, tiene su origen en una interesante historia. ¿Quieres conocerla? Te explicamos de dónde viene el símbolo de los cuatro aros entrelazados que, cada vez con mayor tamaño, lucen los modelos de Audi en la parrilla delantera.

En 1899 se funda en Colonia la compañía de automóviles Horch, cuyo primer vehículo abandona las instalaciones en 1901. El nombre proviene del apellido de su fundador, August Horch (1868-1951). Las mieles fueron efímeras y, apenas 8 años después de fabricar su primer automóvil, August abandona la compañía por una puerta trasera, cansado de las continuas discusiones con sus socios.

Nada más abandonar la Horch original, August Horch decide fundar su propia empresa- todo lleno de razón y amor propio- y decide llamarla “August Horch & Cie. Motorwagenwerke AG” con la sede en Zwickau. Nadie duda que su apellido es legítimo, pero volver a emplearlo para dar nombre a una compañía que ya existía acabó en jucio y August salió trasquilado de él. Las autoridades le prohibieron el uso de Horch como marca de automóviles por estar registrado con anterioridad.

Creo que no tenía ningún antepasado mañico en su árbol genealógico, pero no cabe duda de que August Horch era un tipo empecinado y no estaba dispuesto a ceder en el uso de su apellido para dar nombre a su marca de coches. De este modo discurrió que podía traducir su apellido a otro idioma y utilizarlo y así llegamos a Audi, la traducción al latín del apellido de August Horch (horch significa escucha en alemán). Ya tenemos el nombre, ahora toca saber de dónde viene lo de los anillos.

Al finalizar la Primera Guerra Mundial Alemania quedó sumida en un pozo financiero insostenible, con una inflación disparatada y condenada a seguir pagando los costes de la recuperación de medio planeta tras la guerra. En medio de esta situación muchas compañías entraron en bancarrota, desaparecieron del mapa como si hubiesen estado presentes en Verdún. Cuatro de las marcas de automóviles en dificultades creyeron firmemente en la máxima de “la unión hace la fuerza” -atribuida al griego Esopo- y decidieron unirse para salvarse de la quema.

Estas cuatro compañías eran Audi, Horch (esto debió doler a August…), Wanderer y DKW. De su acuerdo nace una nueva firma llamada Auto Union y cuyo logotipo serán 4 aros entrelazados representando a cada una de las marcas asociadas. La primera vez que se presenta al público el símbolo de los 4 aros sería el 29 de junio de 1932.

Apenas 6 meses después de esta unión es nombrado canciller de Alemania Adolf Hitler (el 30 de enero de 1933) y se abre una etapa gloriosa para la nueva compañía, que encuentra en los planes de promoción tecnológica de Hitler una forma de financiación excelente. Hitler ya tenía en su mente una guerra y sabía que estar “a la vanguardia de la técnica” iba a ser una ventaja táctica, de modo que empezó a repartir marcos alemanes a diestro y siniestro para el desarrollo de potentísimos automóviles, aerodinámicas carrocerías (todo esto valdría para sus aviones, tanques, etc.)…

En 1964 Volkswagen se hace con la mayoría de las acciones de Auto Union, absorbiéndola por completo en 1966. Los delirios nazis todavía están en la memoria y Volkswagen decide resucitar la marca que menos “ruido” hizo en esa etapa, con la firme idea de ir apagando poco a poco la luz de Auto Union. En 1968 se relanza Audi como marca con la presentación del Audi 100, una berlina familiar con cierto regusto premium para unos años que empiezan a ser optimistas.

La compra en 1969 de NSU, una marca que destacaba por estar realmente en la vanguardia tecnológica, proporciona a Volkswagen todo el “know how” que necesita para completar la gama de su nueva marca premium. Decide cortar la cabeza de NSU y repartir sus vísceras entre Volkswagen y Audi, que sacarían provecho de los proyectos de NSU para sus futuros Audi 50 (más tarde conocido como VW Polo), Audi 80, y VW Passat, así como la nueva generación del Audi 100 C, en realidad proyectos ya bastante avanzados en las mesas de diseño de NSU.

Y así es como tenemos las 6 marcas que han hecho que Audi sea como hoy la conocemos: Audi, Horch, Wanderer, DKW, VW y NSU, aunque se decidió conservar los 4 aros como símbolo de la nueva etapa de Audi, la nueva marca de lujo de Volkswagen.

Fuente:www.autocasion.com

Deja un comentario

Agregar comentario
WhatsApp chat